menu

Samurai Gerreros de Elite

Hablando de guerreros, nos recordó que teníamos pendiente una entrada muy especial. Y es que la mayoría de nosotros mientras nos adentramos en la cultura japonesa nos hemos topado con este este personaje, que con ayuda de películas o series animadas nos han hecho admirar. ¡Por eso, acompáñanos a descubrir datos importantes de los samuráis!

La palabra samurái  significa “el que sirve”, pero antes de que el termino se empleara para un guerrero en antiguos escritos hacía referencia a sirvientes del hogar que atendían a los ancianos, después con el tiempo se fue adaptando y se quedó con “aquel que sirve a un señor”. Muestra clara que no cualquiera podía ser un samurái y que pertenecían a una parte especial de la sociedad japonesa.

El estatus de un samurái siempre dependía de la línea de sangre en la que había nacido, su clan y otros aspectos sociales y militares. De hecho, la posición más alta lo tenía el Daimyo persona a la servían y protegían hasta la muerte. Sin embargo, debemos mencionar que todos desde pequeños eran instruidos en el arte de la guerra para que honraran a sus antepasados, por ejemplo, debían dominar el uso de la espada (kenjutsu), el arco (kyujutsu), la lanza (sojutsu, yarijutsu), la alabarda (naginatajutsu) y armas de fuego. Y, por si fuera poco, tenían que dominarlo mientras se montaba a caballo. En algunos casos también se les pedía que aprendiesen a nadar.

También podemos mencionar que cuando los samuráis eran llamados por su Daimyo, tenían que estar listos para cualquier orden que recibieran. Por eso, siempre que se presentaban ante él estaban armados y con la tropa lista. De esta forma mostraban su lealtad por la riqueza que su Daimyo le proveía, pero al mismo tiempo daban a conocer a los demás, su posición y los beneficios que tenía dicho samurái.

Por otra parte, la armadura del samurái o yoroi también fue evolucionando hasta llegar a la que conocemos actualmente. Esta tenía un peso de 30 kilogramos aproximadamente y se utilizaba hierro para crear piezas que puedan proteger zonas vitales, en el resto de la armadura se empleaba cuero, como para los guantes, cubre muslos y espinilleras. La indumentaria también se complementaba con la nodowa que servía para aislar el cuello, y por debajo de todo ello usaban taparrabos de lino o algodón. En los pies llevaban tipo calcetines altos con sandalias de tiras. Y solo algunos samuráis usaban máscaras para proteger el rostro.

En lo que a armas de batalla se refiere la más emblemática era la katana, que se consideraba el alma del samurái y la más letal de esa época. De hecho, jamás salía sin ella y solamente se usaba en combate de cuerpo a cuerpo. También usaban el arco, pero solo lo usaban mientras montaban, y casi a finales de su época dorada muy pocos utilizaron armas de fuego.

Realmente es increíble que la cultura del samurái y su filosofía llamada bushido haya sido preservada hasta nuestros días. Incluso actualmente podemos disfrutar lugares donde se comparte información de ello. Por ejemplo, en nuestra pagina puedes encontrar un tour que te permite vestir una autentica armadura samurái y tener una inolvidable experiencia en Japón. Te comparto el link para que puedas animarte a añadirlo a tu itinerario.

Como siempre te agradezco mucho que nos leas ¡nos vemos en una próxima entrada!